🧍🏻‍♀️🧍🏻¿Vivir con alguien ma´s? ¿Sí? ¿No?

Actualizado: nov 3

Después de descubrir el concepto del co-living, puede que te hayan surgido algunas dudas sobre compartir la vida con otros compis de piso, especialmente si son personas que no has conocido antes. Y claro, vivir con compañeros de piso puede parecer una experiencia nueva y quizá desalentadora en muchos casos, pero puedo asegurarte por experiencia personal, que los beneficios superan sin ninguna duda a los roces negativos.


Al igual que tú, yo no estaba segura de querer mudarme con gente que no conocía previamente... especialmente por todas las historias de miedo de otros compañeros de piso que he oído antes. Sin embargo, cuando me mudé a Barcelona, tomé la decisión de randonalizar esta tarea, ya que no conocía a nadie.


Recuerdo lo nerviosa que estaba cuando fui a ver el piso por primera vez. Pensaba, aparte de que me tenía que gustar, que tenía que saludar con el codo a alguien a quien solo le veía la mitad de la cara por la mascarilla. ¿Y si no les gusto? ¿Y si no nos llevamos bien? ¿Y si resulta que nos acabamos robando el espacio de la nevera? ¡No por favor, todo menos eso! Como era de esperar, en el co-living, mis compañeros de piso y yo no nos hicimos amigos en el minuto uno porque la confianza se construye con el tiempo, sin embargo, después de todas esas noches juntos y desahogándonos sobre nuestros problemas de la vida, siguiendo la misma serie de Netflix y haciendo bizcocho de plátano durante la cuarentena... esos compañeros de piso se convirtieron en mis amigos más cercanos, con los que sigo en contacto hasta el día de hoy.


En resumidas cuentas, vivir solo es caro y bastante solitario. Mudarme a un co-living con otros compañeros de vida, con los que compartir intereses y bol de palomitas es una de las mejores decisiones que he tomado, y aquí te dejo 5 razones por las que tú también deberías probarlo! 🧍🏽‍🧍



1. Creas un vínculo especial de cuidado mutuo y aprendizaje 💛

Cuando vives con otras personas, ves lados de sus personalidades que de otra manera no verías. No sólo estás siempre ahí para ellos, sino que ellos están siempre ahí para ti (en las buenas y en las malas). Cuando llegas a casa después de un largo día, alguien siempre está ahí para que despotriques, cotillees y escuchen tus updates vitales. Solo el hecho de charlar en el sofá tranquilamente ya te hace liberar serotonina, y te relaja el estrés del cuerpo. Además si coges un resfriado, seguro que resultan ser expertos cocineros de sopa de sobre, y te ayudan a mejorar.

2. Sus amigos pasan a ser tus amigos (y viceversa) 💃🏾🕺🏻

Uno de los mejores insights de vivir con compañeros de piso, es que tu círculo de amigos se expande instantáneamente. Lo más probable es que tus compañeros de piso hagan que sus amigos se pasen a verles, a tomar una cerveza o a ayudarles con maleta porque se van el fin de semana por ahí. Al venir al piso y compartir las zonas comunes del co-living, supone que también tu pases tiempo con ellos, y poco a poco ir creando una comunidad de gente cercana a vosotros.

3. Te dan un chute de motivación extra 💪

¿Alguna vez has pensado en ir al gimnasio y por arte de magia, has acabado en una terraza con unas tapas? ¿Has planeado alguna vez empezar ese proyecto de trabajo o tarea de la uni con antelación y acabar irremediablemente distrayéndote la vida viendo cualquier tontería en YouTube? Lo más probable es que tanto tú como tus compañeros de piso alguna vez hayáis procastinado en las cosas que tenéis que hacer, pero cuando tienes a alguien con las mismas metas, termináis empujándoos mutuamente para alcanzarlas. Tus rommies se convierten en tus compañeros de entrenamiento, de estudio y de cocina, y todos compartís esa motivación extra cuando es necesario.

4. Creáis recuerdos a largo plazo juntos 📸✨

Vivir con alguien más significa pasar mucho tiempo juntos, desde el momento en que te levantas hasta el segundo en que te acuestas (sobretodo cuando pilla la cuarentena de por medio). Podréis explorar la ciudad, iros a la playa a fardar de moreno y salir juntos a restaurantes por la noche, hagáis lo que hagáis... al final es el hecho de compartir los momentos espontáneos los que más nos marca y une.

5. Adquieres nuevos conocimientos y perspectivas 🌮

Mientras que tus compañeros de piso pueden ser similares a ti en edad e intereses, no hay dos personas iguales. Terminas aprendiendo sobre su estilo de vida, puntos de vista y antecedentes familiares que pueden darte una nueva perspectiva sobre cómo ves algo, ya sea relacionado con el trabajo o con una idea filosófica más profunda y personal. Y lo más importante, es que probablemente acabéis enseñándoos mutuamente nuevos hobbies y comidas tradicionales. Y de repente ¡PUM! Ahora resultará que ya no puedes vivir sin hacerte unas quesadillas para cenar ;)


Si todavía tienes dudas sobre si tener compis de piso es la mejor opción para ti, recuerda esto: vivir con compis de piso, es como vivir con tus mejores amigos. Y si aún tienes alguna duda... desde enso co-living estarán encantados de despejártela.

 Todos los derechos reservados © 2020 | 🤍 ENSO Spaces S.L.