Descubre el mundo del co-living! 🚪🛋

¿Alguna vez has estado soñando con irte a una ciudad nueva, con muchas ganas de emprender un viaje único y de repente te has encontrado con alquileres absurdamente altos, desorientación y unas complicaciones locas a la hora de contratar Internet? Más que un sueño... parece una pesadilla. Menos mal que el co-living llega para ponerle solución a este problema.


Vale, pero ¿qué es exactamente el co-living? 🤷‍♀️

Digamos, que es un giro moderno en la manera en la que las personas viven y se relacionan. No se basa en compartir gastos o simplemente piso, sino en crear un ambiente de cercanía y familiaridad con el resto de compañeros de piso.


Los residentes pasan a llamarse co-livers (por aquello de brandearlo todo), y cuentan con un espacio privado que es su habitación (y en muchos casos un baño también), y que comparten la cocina, el salón, la terraza, la zona de lavandería y algún rinconcito más de la casa con el resto de compañeros de piso. Lo interesante de este modelo, es que se intenta que las personas que van a vivir juntas tengan un modo de vida similar. Mismo rango de edad, de intereses, de formas de vida... creando una comunidad de personas con mentalidad similar, intereses parecidos y que quieran compartir un vino cuando llegan a casa, y poder sentirse en familia.


A través de eventos comunitarios organizados, se anima a todos los co-livers de los distintos pisos a unirse unos a otros para crear conexiones significativas (incluso algún ligue sale a veces). Además, si en vez de quedarte en tu habitación porque te toca teletrabajar quieres contar con un espacio de co-working, muchos de los espacios de co-living están diseñados para ofrecer este extra y generar más valor al cliente.


¿Y qué beneficios ofrece el co-living que no los encuentras en el alquiler tradicional?

  • Es más económico si buscas una experiencia todo-en-uno.

No es ningún secreto que el alquiler está a la alza. Casi en cualquier ciudad del mundo siempre te encuentras barreras de entrada económicas cuando te mudas... que si muebles, que si fianza, que si comisiones de agencia, suministros, el internet... al final, tontamente te pones en un desembolso el primer mes de casi el triple de lo que tenías pensado. Sin embargo, el co-living, al proponer un alojamiento con servicios incluidos, por un precio cerrado te da acceso a todo el ecosistema de servicios y soft-landing que necesites.


  • ¡Comunidad y experiencia con gente de todo el mundo!

Cuando te mudas a un co-living, tienes una comunidad instantánea. Hacer amigos una vez que somos adultos puede ser difícil, especialmente sabiendo que todos vamos con el tiempo muy justo, y que entre actividades personales, trabajo y tener que hacerte los tuppers para el día siguiente, se nos ha ido el tiempo para socializar y no sabemos ni cómo. No obstante, con el co-living, tienes acceso a una gran red de personas que están en la misma situación que tú y donde en las áreas comunes, gimnasio, co-working y terrazas... puedes juntarte con ellos e ir creando relación. Quizá un día alguien proponga un picnic, apuntarse a un partido de fútbol todos juntos o sencillamente ponerse una peli y compartir tiempo junto.


Por supuesto, la batería social se nos agota a todos con el tiempo, así que cuando tienes un duro día de trabajo al día siguiente o simplemente necesitas algo de tiempo a solas, ¡siempre puedes volver a tu habitación para desconectar del resto del mundo!


  • ¡Es muy conveniente!

No te preocupes por la compra de muebles, la instalación de un router wifi, o incluso por el costo extra y el estrés de tu factura de servicios públicos; ¡todo está incluido! También se ofrecen servicios de limpieza y mantenimiento para que nunca tengas que preocuparte y puedas dedicar tu tiempo a tus hobbies y nuevos amigos. Como decimos en enso... tú dedícate a vivir que de lo demás nos ocupamos nosotros.


¿Problemas con los compañeros de piso? No more, baby.


En enso, matcheamos a los compañeros de piso, mediante un proceso de entrevistas organizamos por piso, localización, edad, modo de vida, cultura y hobbies a nuestros inquilinos.


Eso de encontrar amigos que quieran mudarse juntos y tener mil quebraderos de cabeza sobre contratos infinitos se acabó. Los contratos en el co-living son individuales, y permiten a los residentes preocuparse sólo de sí mismos. Y dado que es una empresa la que se ocupa por detrás de dar soporte y mantenimiento del piso, no tienes que preocuparte por impagos ajenos, por roturas de cosas o por personas poco fiables con las que no te apetezca compartir piso.


  • La flexibilidad es la clave!

Si no estás listo para comprometerte con un contrato de alquiler a largo plazo, o sencillamente no sabes cuánto tiempo vas a quedarte en una cuidad... el co-living es la alternativa perfecta. Ya sea que quieras explorar nuevas áreas de tu vida, tener un poco de tiempo de desconexión en una ciudad nueva, o trabajar en un ambiente distinto... puedes elegir vivir en un co-living por tan solo unos meses (o años, si encuentras tu sitio ideal).




¿Cómo puedo saber si el co-living es para mí?

Este tipo de soluciones no se ajusta a todas las personas ni a todos los momentos vitales, por eso hay que conocerse a uno mismo y saber que, el co-living, es para cualquiera que quiera vivir en las mejores localizaciones de la ciudad, sin preocuparse por los roces de la convivencia, y teniendo una mentalidad abierta y colaborativa, ya que siempre se busca que las personas que viven en estos pisos terminen siendo amigos para el resto de la vida.


No importa si tienes 18 años y vienes a Barcelona por estudios, o tienes al rededor de los 30 y te consideras un Digital Nomad que busca experiencias y seguir creciendo personal y profesionalmente..., sea como sea, en enso encontrarás un lugar al que llamar hogar.


#colivingenBarcelona #quéeselcoliving #community

 Todos los derechos reservados © 2020 | 🤍 ENSO Spaces S.L.